Sales de Epsom: Alivia el estrés, trata enfermedades y embellece

1 año - 25693 Visitas
25693 Visitas

Cuando una persona está muy agotada, los niveles de magnesio en su cuerpo son mínimos, casi inexistentes. Es por ello que acudir a los beneficios de la sal de Epsom es sinónimo de ganar una reposición de este elemento, ya que ayuda al organismo a generar grandes niveles de serotonina. Esto hace que el cuerpo humano funcione de mejor manera y que las personas logren concentrarse mucho más.

 

.

Imagen

 

Estas sales también son conocidas científicamente como sulfato de magnesio hidratado, y desde tiempos antiguos se han aplicado como un remedio altamente eficiente. El magnesio es difícil de absorber por el estómago, pero muy fácil a través de la piel, por lo que es comúnmente empleada en baños de agua tibia para reponer el organismo. Además cuando una persona toma un baño con agua caliente y sales de Epsom, el cuerpo experimenta un proceso de ósmosis reversa en la cual se absorbe minerales y libera toxinas.

.

Imagen

 

Beneficios Principales de las Sales de Epsom

El uso adecuado de estas sales implica las siguientes ventajas:

.

  1. Mejora la circulación de la sangre y, por tanto, la salud del corazón.
  2. Ayuda a prevenir  las migrañas y reduce los dolores musculares o calambres.
  3. Previene la aparición de coágulos sanguíneos y evita que se endurezcan las arterias.
  4. Mejora notablemente el estado de ánimo, ya que producen serotonina que, a su vez, es generada por el magnesio y los sulfatos de las sales.
  5. Mitiga la sensación de fatiga, estrés y ansiedad.
  6. Protege el tejido cerebral.
  7. Las paredes del tracto digestivo son fortalecidas si se consumen estas sales, al igual que las proteínas en las articulaciones.
  8. Desintoxica al cuerpo de los residuos de las medicinas que ingerimos. También lo descontamina de efectos ambientales negativos y metales pesados.
  9. La presencia de magnesio mantiene los niveles propicios de calcio en el cuerpo y promueve la absorción de nutrientes.
  10. Remueve la piel muerta acumulada y la hace lucir impecables.

.

Imagen

 

 

 

Cómo usarlas

Masajear la piel con este elemento es beneficioso para la misma, especialmente si se hace de forma suave. Para lograr un mejor efecto, se debe mezclar con aceite de almendras y hacer movimientos circulares en todo el cuerpo esto promueve la circulación y exfolia eficientemente.

.

Otra forma de usarla es aplicando una cucharada de sales de Epsom en la crema facial que se utiliza normalmente y aplicarla por las noches antes de dormir. Esto aporta elasticidad y brillo al cutis.

.

 

Imagen

.

Adicionalmente, si se tiene una pequeña herida, antes de que comience a hincharse, puedes colocar la parte maltratada en agua caliente con estas sales, lo que hará que, por ejemplo, un astilla salga del lugar afectado. Una compresa sumergida en agua con estas sales disminuirá la irritación.

 

Imagen

 

 

Y para los Pies…

Si la persona sufre de mal olor en los pies, hay una forma práctica de mejorar esta sicuatción con ayuda de las sales de Epsom. Esto se logra al sumergir las extremidades en un bol de agua caliente y dentro de ellas colocar unas tres  o cuatro cucharadas de la sal. Además de eliminar las bacterias que causan los malos olores, sirve como relajante muscular en las piernas cansadas. Para que el efecto sea mejor, se deben dejar dentro del agua por 15 a 20 minutos como mínimo.

.

Imagen

Y para el cabello…

Para quienes tienen poco pelo y además lo tienen muy grasoso, las sales ayudan a eliminar el exceso de productos químicos y rastros de todo tipo de contaminación ambiental. Para lograrlo, se puede hacer una máscara capilar al mezclar tres partes iguales de sales con acondicionador. Esto se aplica en el cabello húmedo y se deja por 15 minutos antes de enjuagar con agua fría. Para los cueros cabelludos oleosos, se añade la sal al champú y se lava el cabello como se hace normalmente.

.

Imagen

 

 

Imagen de Portada
 
 
 
 

Comentarios