8 malos hábitos del cepillado que dañan los dientes

2 años - 1253 Visitas

Todos sabemos cepillarnos los dientes. Pero, ¿Que pasa si la forma de cepillarse los dientes te hace más susceptible a las caries y a las enfermedades de las encías?. Resulta que hay una gran cantidad de errores comunes que muchos de nosotros hacemos por la mañana y la noche que pueden dañar los dientes. Revisa que estás haciendo mal y cómo romper estos malos hábitos del cepillado para una mejor dentadura.

 

1. No se cepilla durante el tiempo suficiente.

La mayoría de las personas no pasa suficiente tiempo cepillándose los dientes. Los dentistas recomiendan cepillarse durante dos o tres minutos, pero pocas personas llegan a eso. La próxima vez, comprueba cuánto tiempo tomas en tu rutina. Este mal hábito se debe a que muchos quieren salir corriendo al trabajo para no llegar tarde o en la noche están muy cansados para gastar tiempo cepillándose. Lo recomendable es llevar un reloj al baño y medir los dos o tres minutos, o usar un cepillo de dientes eléctrico con un temporizador de dos minutos.

 

2. No estás viendo lo que estás haciendo.

Lo ideal es mirar en el espejo mientras se cepilla los dientes y ver dónde está el cepillo. Es fácil pasar por alto el área de la derecha en la línea de las encías, que es la parte más importante. Ahí es donde la placa, el sarro y las bacterias se pueden acumular, que hacen que las encías se inflamen (también conocido como gingivitis). También hay que tener una estrecha vigilancia sobre los molares posteriores. Si la cabeza del cepillo golpea la mejilla antes de llegar a ellos pueda que no los estés cepillando. Así que a mirar lo que haces!

.

foto

3. Su técnica necesita mejorar.

El esmalte está hecho de barras de cristal que se extienden hacia la superficie del diente. Cuando se cepilla de lado a lado, estas barras frágiles pueden romperse, dando lugar a grietas y el debilitamiento de los dientes. Mantenga el cepillo de manera que las cerdas estén en un ángulo de 45 grados a la superficie de los dientes y cepíllese haciendo pequeños círculos. Centrarse en pocos dientes a la vez, luego, pasar a la siguiente serie, arriba y abajo, adelante y atrás. Después de completar sus círculos, cepillar la línea de las encías para despejar la placa suspendida y bacterias .

.

foto

4. Estás cepillándote demasiado fuerte.

Las posibilidades de rotura del esmalte son mayores cuando se cepilla con demasiada fuerza. Y si usted tiene una tendencia a apretar los dientes es aún peor. Esos hábitos combinados pueden causar lesiones en los dientes y en más cuando hay encías sensibles, causando irritación.

 

5. Estás usando mal el cepillo.

Asegúrese de comprar cepillos blandos o UltraSoft para minimizar el daño. Pero recuerde que los cepillos de dientes de cerdas suaves, incluso pueden causar abrasiones si se usa incorrectamente. Por más horrible que pueda parecer, el cepillo de dientes puede ser un verdadero refugio para los gérmenes, incluyendo el estreptococo y estafilococo. Debes reemplazar el cepillo de dientes cada tres meses, o antes si las cerdas tienen un aspecto desgastado, deshilachado y inclinadas. Para minimizar el crecimiento día a día de los gérmenes ‘, enjuague su cepillo con agua caliente después de su uso y deje que se seque por completo.

foto

6. La pasta dental no es buena.

Las pastas dentales con bicarbonato de sodio son buenas para combatir las manchas, ya que son abrasivas, pero eso también significa que puedes dañar el esmalte. En cuanto a las pastas dentales con agentes blanqueadores, no hacen daño a los dientes. Trata de pedirle una recomendación a tu odontólogo.

 

7. No estás usando el hilo dental.

El hilo dental se introduce entre los dientes, donde los cepillos de dientes no pueden alcanzar. Las bacterias quedan atrapadas allí, se alimentan de los azúcares de las partículas de alimentos, colonizan y producen productos químicos que corroen el esmalte. Esto a la larga puede conducir a la caries dental. En otras palabras, el uso del hilo dental no es opcional, y es la mejor manera de prevenir la formación de estas colonias de bacterias.

.

123

.

Utilice el pulgar y el índice para desplazar suavemente el hilo entre dos dientes, envuelva el hilo alrededor de un diente y limpie arriba y hacia abajo para aflojar y remover la placa. Luego hacer lo mismo en el siguiente diente y repetir.

 

8. No se enjuaga después.

El cepillado y el hilo dental desvinculación de placa cargada de bacterias de la superficie de los dientes. El enjuague después es un paso clave para asegurarse de que las bacterias dejen su boca para siempre. Es recomendable , enjuague bucal sin alcohol. O utilizar un enjuague con flúor para reforzar y fortalecer el esmalte dental y prevenir las caries.

 

Fuente

 

 

 
 
 

SUSCRÍBETE GRATIS Y RECIBE LO MEJOR

 
Email: