La manera más fácil y efectiva de limpiar la grasa del horno

2 años - 4595 Visitas

Te presentamos una excelente manera de limpiar la grasa del horno, le hará la vida más fácil a las amas de casa, ya que este proceso toma tiempo, además de ser agotador. Este procedimiento es eficiente y rápido. Lo mejor es realizarlo en horas de la tarde, y de un día para otro.

 

.

Limpiar el cristal del horno

Primero limpiar el cristal del horno

.
En primer lugar, limpiar el cristal del horno, para que quede como nuevo.
.
• Para ello, mezclamos polvo de hornear con agua caliente hasta que se forme una crema espesa.
• Esta pasta resultante se aplica al vidrio.
• Después de 30 minutos, el vidrio se limpia con un paño húmedo o una esponja.

.
Ahora es el momento de las paredes del interiores y las rejillas.
.

Limpiar el interior del horno

Limpiar el interior del horno

.
En segundo lugar, limpiamos el interior del horno. Elige un buen día para que puedas abrir todas las ventanas de tu casa para proporcionar una ventilación adecuada durante y después de la limpieza. El amoníaco es un producto de limpieza cáustico y sus vapores pueden ser abrumadores en un cuarto cerrado.
.

Ingredientes de la mezcla:

• 50 g de levadura en polvo
• 250 ml de amoníaco líquido
• 1 litro de agua
• Recipiente resistente al calor.
• Calentar el horno hasta 150 ° F.

Proceso

Precalienta el horno a 150 grados F (65° Celsius). Mientras que el horno se está calentando, coloca una olla de agua a hervir. Una vez que el horno haya alcanzado 150 F (65° Celsius), apágalo. Vierte media taza a una taza de amoníaco en un tazón que se pueda calentar y colócalo en la parte superior del horno. Coloca la olla de agua hirviendo en la rejilla inferior. Cierra la puerta del horno, dejando la taza de amoníaco y la olla de agua en el horno durante la noche.
.

Elegancia, brillantez, belleza

Elegancia, brillantez, belleza

.

Por la mañana, abre el horno y retira tanto la taza de amoníaco como la olla de agua. Quita las rejillas y deja la puerta abierta para que se ventile durante 15 minutos. Añade detergente líquido para platos al amoníaco, lo puedes usar para limpiar con una esponja dónde se requiera. Usa unos guantes de cocina, todas las paredes y las rejillas las puedes limpiar por medio de una esponja de metal. La grasa y la suciedad se quitarán fácilmente. Sólo queda por limpiar con agua limpia.

.

Fuente: novate.ru y ehowenespanol.com
Traducido por: noticiastu.com
 
 
 

SUSCRÍBETE GRATIS Y RECIBE LO MEJOR

 
Email: